Encierros

Susana Vargas

Curadora: Susana Vargas

En las últimas semanas de agosto y septiembre de 2013, en la Ciudad de México, las noticias se centraron sobretodo en las manifestaciones de los maestros en la Ciudad de México y en la transición de Chelsea Manning (la reforma energética pasó a segundo plano –convenientemente. La violenta muerte de dos mujeres transgénero en Rusia y Harlem NY, y el esclarecimiento del Bar Heaven en la ciudad de México, son ya noticias cotidianas).

Chelsea Manning, condenada a 35 años de prisión por haber entregado más de 700 mil documentos secretos a Wikileaks, decide anunciar públicamente su transición ya que la prisión militar en Estados Unidos no le proporcionará tratamiento hormonal y pide que se refieran a ella en femenino. Esta noticia trae consigo la noción de encierro no sólo materializada en una de sus peores versiones, la privación física de la libertad, la prisión, sino también el encierro psíquico desde el lenguaje como constitutivo de la subjetividad hasta el sistema de normas generizadas y racializadas que operan como control social. La manifestación de los maestros en la ciudad de México más que ocasionar molestias a quienes quedaron atrapados en el tráfico y “sólo querían llegar a trabajar”, desató un lenguaje de odio racista y clasista hacia los maestros de diversas comunidades. No sólo pienso en el encierro físico de una monstruosa ciudad, sino en el encierro neoliberal mediático que nos incita a pensar como individuos y no como parte de una colectividad en la que el problema de la privatización de la educación no es nada más de los maestros.

El encierro en un sistema sociocultural pigmentocrático generizado controla roles, expresiones y rutinas sólo viables para sujetos específicos. Lo que viene a la mente es la noción de “optimismo cruel” de Lauren Berlant, (y sí, también esta asociación teórica me lleva a pensar en el encierro del ‘giro afectivo’ teórico anglosajón necesario para apoyo financiero académico). Específicamente pienso en la relación entre la sobrevivencia y el bienestar, cuando la sobrevivencia no está garantizada para casi nadie. Desde el arte, ¿cómo podemos pensar en la sobrevivencia a este encierro? Aún más, como redefinir la noción de “bienestar que garantice un espacio posible para sobrevivir y vivir mejor”?

Las obras que aquí se presentan negocian con el encierro identitario sistemático pero buscan alternativas a las estructuras dominantes tanto económicas, neoliberales, así como pigmentocráticas sexuadas y generizadas. Divididas en tres rubros- encierros materializados en el cuerpo por la identidad, en el cuerpo por espacios urbanos e ideológicos o en el cuerpo a través de las capacidades físicas-, estas obras nos permiten no sólo estar abrumados y sentirnos encerrados por las noticias de esta semana y la pasada y la que viene, sino a demandar lo que es imposible pero necesario para sobrevivir.

 

 

encierro psíquico y físico que representa la identidad materializado en el cuerpo

Por 365 días la artista de performance Dayna McLeod se vistió en cada momento de cada día con un estampado simulando la piel de un felino (jaguar), vaca o zebra, encarnando así el estereotipo de la identidad de las mujeres solteras al cumplir 40 años: una “cougar”. La identidad de la mujer “cuarentona” y “cougar”, mediatizada en diferentes medios de cultura anglosajones, fue ridiculizada al estar fuera de la belleza normativa, pero sobretodo al convertirse en un sujeto fuera del deseo y estar a la caza de sus presas, normalmente hombres más jóvenes. Mcleod juega y reflexiona sobre esta construcción al crear un “espejo social” que captura y refleja al sujeto deseado y no deseado. Para finalizar, el 31 de Mayo del 2013, McLeod recreó el famoso performance de Yoko Ono, “Cut piece” (1965) en el que Dayna como Yoko Ono dejó que las participantes cortaran su ropa y la soltaran del encierro identitario.

Aquí presentamos la liga al proyecto de los 365 días, así como fotografías del último performance, cougarliscious point final, cut piece:

http://cougarthis.com/cougarliscious-point-final/#13
http://cougarthis.com/cougarliscious-point-final/cut-piece/#1

 

 

En la serie de fotografías titulada “Switch”, el/la artista JJ Levine, “problematiza las nociones preconcebidas sobre el sexo, género, y el cuerpo al complicar las identidades de los sujetos cuyos géneros ‘reales’ nunca son evidenciados”. En esta serie, además, Levine juega con las ideas convencionales del retrato que implican posiciones y características distintivas para las poses de “mujeres” y “hombres” al acentuar las diferencias de género como presents y ausentes.

http://jjlevine.ca/switch

 

 

Finalmente, la artista brasileña Regina Fiz Santos, quien en colaboración con Abel Azcona, de España, realizó el performance de cinco días titulado, “Encierro en busca de identidad”, en el que un piso en Madrid se convierte en una galería como espacio de exploración. Aquí se muestran fotografías selectas del performance:

http://www.abel-azcona.com/confinement-in-search-of-identity

 

 

encierro psíquico y físico materializados en diferentes aspectos urbanos e ideológicos

La práctica de la artista colombiana Carolina Caycedo involucra directamente la calle y al espectador a través del reuso y cambio de función de objetos de la vida diaria. De esta forma, Caycedo busca un sistema de valor fuera de la estructura global capitalista y fuera del arte canónico y su exhibición en espacios tradicionales como museos. Caycedo realiza acciones callejeras reciclando avisos, parches, ropa y calendarios, entre otros objetos. La obra de Caycedo problematiza los productores y espectadores del arte. Aquí se presenta la obra “Ni Dios Ni Patrón Ni Marido.”
http://centrefortheaestheticrevolution.blogspot.mx/2009/10/feminist-revolution-in-bogota-carolina.html
http://privadoentrevistas.wordpress.com/2012/01/24/carolina-caycedo/

 

 

Teresa Villareal, seleccionada en la 15 bienal de fotografía del 2012 del Centro de la Imagen, México, registra en la obra “7am”, las emociones desde su propio cuarto “antes de la intervención con el mundo exterior”. Muestra así el encierro psíquico:

http://centrodelaimagen.conaculta.gob.mx/bienal/15/teresa_villareal.html

 

 

Finalmente, el arte del penal femenil de Santa Marta Acatitla, en el que las presas han encontrado una salida emocional y psíquica al encierro físico.

 

 

 

encierro en nuestras propias capacidades físicas, motoras, y sensoriales

Christine Sum Kim, en sus palabras, está “desaprendiendo las etiquetas sociales propias del sonido”. Al crecer aprendiendo el lenguaje inglés y el lenguaje sordomudo, y sobre todo al identificar los sonidos que son disruptivos socialmente sin poder escucharlos ella misma, realiza performances en los que entiende la fisicalidad del sonido como una posesión que retoma al traducir sonidos a otras formas diferentes sensoriales y auditivas.

 

Christine Sun Kim, A Selby Film from the selby on Vimeo.

 
http://bombsite.com/issues/1000/articles/7373

 

 

Susana Vargas Cervantes es doctora en historia del arte y estudios de la comunicación por la Universidad de McGill en Montreal, Canada. Actualmente realiza una estancia post doctoral en el Instituto de Investigaciones Estéticas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Becaria del Social Sciences and Humanities Research Council del Gobierno de Canadá del 2006 a la fecha.  Su investigación ha sido acreedora de los premios Michael Smith Research Award, Arts Insight Award entre otros. Sus publicaciones han aparecido en Sage, London y Relaces, Argentina. Junto con Will Straw y Graciela Martínez Zalce es co-editora del libro Apprehending the criminal: media and society in North America (McGill- UNAM, 2011).